Desescalada Córdoba La nueva normalidad se acerca a los centros comerciales

CÓrdoba camina con paso firme hacia esa nueva normalidad que dejarÁ esta crisis del coronavirus, cuyos datos en los Últimos dÍas reflejan un mÁs que notable control de la pandemia en la provincia. Y el mejor reflejo de eso estÁ en la respuesta de la ciudadanÍa a la apertura, paulatina, de los comercios, que poco a poco van abriendo sus puertas. Este lunes han sido los centros comerciales los que, con limitaciones de aforo y exhaustivas medidas de seguridad, se han sumado a la oferta ya existente, y con buena acogida.

El deseo de comprar, con la cartera o con la vista, que tambiÉn funciona ahora que la crisis sanitaria parece que va a dejar graves secuelas en la economÍa, estÁ latente en el mundo de hoy. Y basta con darse un paseo por el centro de CÓrdoba para ver que hay ganas de tirarse a la calle y recuperar el tiempo perdido en estos dos mÁs de dos meses de confinamiento. Las paradas entre el pequeÑo comercio, que por sus restricciones aÚn tiene mÁs complicada la vuelta a la actividad, y las grandes superficies se solapan, y es frecuente ver bolsas colgadas en las manos se mire donde se mire.

“La acogida estÁ siendo muy buena, hay ambiente, aunque sin haber aglomeraciones”, admite Daniel GarcÍa Ibarrola, jefe de comunicaciÓn de El Corte InglÉs, que en CÓrdoba ha abierto la totalidad de su superficie comercial, tanto en el centro de Ronda de los Tejares como en el de Ronda de CÓrdoba (Hipercor). Y esto supone que vuelvan a sus puestos de trabajo el 100% de su personal, que en un elevado porcentaje pasÓ a formar estas semanas parte de la estadÍstica de los Expediente de RegulaciÓn Temporal de Empleo (ERTE).

Pero para el que aÚn no haya ido y estÉ pensando en darse una vuelta por esta clÁsica gran superficie ha de tener en cuenta algunos aspectos, todos acogidos a la normativa establecida, y otros aÑadidos por el centro, como la limitaciÓn de los bloques de escaleras mecÁnicas a uno de subida y otro de bajada por planta, o a la distancia de seguridad de dos metros entre personas. AdemÁs, el aforo estÁ limitado al 40% y es obligatorio el uso de mascarillas y geles desinfectantes para el acceso.

Varias personas acceden a El Corte InglÉs de Ronda de los Tejares guardando distancia de seguridad. Varias personas acceden a El Corte InglÉs de Ronda de los mejores maceteros Tejares guardando distancia de seguridad. / Juan Ayala

Aspectos que, poco a poco, ya empiezan a ser familiares para todos y no suponen mayor trastorno, siquiera para los trabajadores, que son los primeros en dar ejemplo, como toca en estos momentos. AsÍ, dar un paseo por el interior de la superficie permitÍa ver un buen nÚmero de personas ante los electrodomÉsticos o pequeÑos aparatos electrÓnicos; ropa de una temporada estival que mÁs de uno ya se afana en ver cÓmo se puede exprimir al mÁximo, o productos para seguir tirando de bricolaje en la terraza, el jardÍn o el huerto. Estos Últimos enseres, junto a los de parafarmacia y el supermercado, que sÍ han estado disponibles durante estos meses de atrÁs, aunque con sistemas de recogida click&car que han pasado a ser casi habituales ya.

Ahora vuelve a ser momento de carritos y bolsas, aunque todo sin agobios, con los pasillos con continuas seÑalizaciones para evitar acumulaciÓn de personas, y un sistema de cÁmaras de conteo que permite a los miembros de la seguridad tener controlado el aforo en todo momento, tanto en el total del centro como planta a planta. “Ya habÍa ganas de darse un paseo y ver alguna cosilla”, acertaban a comentar en una conversaciÓn en la puerta de entrada, tambiÉn separada de la de salida. Porque los pasos se estÁn dando, pero aÚn falta para alcanzar la nueva normalidad, aunque serÁ bueno irse haciendo el cuerpo porque no serÁ como la de antes, seguro.